Covid 19. Cómo están reaccionando las empresas

Vaya por delante que nadie sabe cómo evolucionará y adonde nos llevará esta situación. Pero las empresas no pueden permanecer inmóviles y están llevando a cabo una serie de acciones con un objetivo principal: la continuidad del negocio.

Cada empresa tiene una realidad distinta, pero hay una serie de acciones que serían aplicables a la mayoría. Serían estas:

Evaluar daños

Es necesario analizar cómo está afectando a nuestra empresa. No a todas lo hace por igual.

Primero habrá que analizarlo a  nivel global del negocio. Así, puede restarnos ingresos, problemas de suministro, distribución, personal, etc….

Posteriormente, habrá de hacerse para cada función de la empresa. Posiblemente haya que reforzar al departamento Financiero o el de Control, flexibilizar el productivo, apoyar al de Recursos Humanos, etc…

Proteger a los empleados

En muchos casos, las medidas de prevención se pusieron en marcha a partir de la declaración del estado de alarma. Ahora se están implantando completos protocolos de prevención con la ayuda de inversiones en material.

Comunicar

A empleados, bancos, proveedores y clientes la situación de la empresa y sus perspectivas y planes. Hay que motivar y transmitir tranquilidad.

Revisar el presupuesto del año

Tras lo acontecido, seguramente ya no tenga validez. Realmente es difícil hacer ahora un presupuesto que recoja lo que va a suceder, pero los negocios necesitan un referente para su gestión. Será necesaria su actualización continua.

Reforzar la gestión de la tesorería

La liquidez es clave para la continuidad de la empresa. Para ello se está haciendo:

– Seguimiento del circulante, revisión límites de crédito a los clientes, renegociar plazos de cobro y pago, reducción de stocks

– Preparar presupuestos de tesorería teniendo en cuenta distintos escenarios.

– Refinanciar préstamos. Búsqueda de financiación adicional. Estudio de las ayudas financieras públicas

– Retrasar o cancelar inversiones

– Extremar la reducción de gastos

Asegurar la continuidad de las operaciones

Revisar la relación de proveedores, búsqueda de alternativos con objeto de evitar que nuestra actividad se detenga.

Organizar al personal en las circunstancias actuales. En caso de que se prevea una reducción de la actividad que vaya más allá que el periodo de cuarentena, planificar qué funciones y trabajadores serán necesarios.

Revisar la organización: incorporación del teletrabajo y la venta digital, flexibilización de la actividad, etc…

Establecer nuevos canales de comunicación internos

Revisión de las actividades de marketing y comercial

Analizar cómo sería el cliente a partir de ahora: qué busca, a qué le da más prioridad, qué renta tendrá, etc…

En función de lo anterior, revisar nuestra propuesta de valor, productos, política de precios, mensajes a transmitir, etc… En resumen, algo parecido a lo que tuvo que hacerse en el año 2008.

Considerar el utilizar nuevos canales, sobre todo digitales.

Indagar sobre cómo afectará al sector, entrada o caída de competidores, limitación a la globalización, nuevas regulaciones, etc…. En este sentido, a modo de ejemplo,  están proliferando los gimnasios virtuales que están teniendo una gran aceptación durante la cuarentena, quedando por ver que cuota de mercado mantendrán después.

Estudiar el impacto en los mercados. Habrá fronteras cerradas durante un tiempo, los países se están planteando el potenciar la producción industrial de bienes que hoy importan, etc…

Si todo a nuestro alrededor cambia, replantear si la estrategia competitiva adoptada sigue siendo válida.

Buscar asesoramiento legal

Las empresas, en su día a día, aceptan compromisos con sus clientes y proveedores que se verán afectados por la situación. Por ejemplo: las cuotas mensuales de un gimnasio, los pedidos mínimos, los alquileres, las inversiones comprometidas o en curso, etc…

Se hace necesario revisarlos y para ello es imprescindible contar con asesoramiento legal.

Mantenerse informados

No dejan de aparecer informes y artículos sobre la posible evolución de la situación económica. Seguramente la mayoría no estarán acertados. Pero, en cualquier caso, pueden darle información que no tenía o provocarle ideas útiles para su negocio.

No es momento para enterrar la cabeza.

Prepararse para el futuro

Cabe la posibilidad de que el virus se presente de nuevo en otoño, este brote dure más de lo previsto. Conviene planificar cómo encajarlo atendiendo a lo ya aprendido en estos meses de pandemia

Oportunidades

Toda situación adversa ofrece también oportunidades. Quizás ahora sea el momento de llegar a acuerdos con otras empresas para compartir activos, canales, riesgos, inversiones, etc..

Por otro lado, también desaparecerán empresas. Puede ser la ocasión de ampliar nuestra cuota de mercado, verticalizarnos, contratar personal clave, hacernos con marcas, etc….

Para terminar, nos enfrentamos a algo desconocido en términos empresariales, pero hasta ahora siempre se ha salido adelante. Siempre ha habido emprendedores, visionarios y un ejército de empresarios que con su esfuerzo, inteligencia y asumiendo riesgos han vencido a las dificultades, creando riqueza para todos. Seguro que en esta ocasión también lo harán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s