Prepare a su empresa ante el COVID-19

Resultado de imagen de covid 19

A todas las empresas nos ha sorprendido la crisis sanitaria y económica provocada por el virus COVID-19. Todos los planes y proyectos que teníamos a comienzo del año se han visto muy afectados.

Por ello, es el momento de replantearnos no sólo los proyectos, sino el futuro del negocio, ya que esta crisis, por su naturaleza, puede dejar en el camino a muchas empresas.

Para analizar el futuro de nuestros negocios, deberíamos observar los siguientes factores:

  • Duración de la situación de alarma
  • Punto de partida tras la crisis sanitaria
  • Evolución de la economía en general y de nuestro sector en particular.

Comentemos cada uno de ellos:

Duración

Los expertos no se ponen de acuerdo, pero parece que el estado de alarma llegaría en el mejor de los casos hasta finales de abril o mediados de mayo. Esto serían dos meses de menores, o nulos, ingresos.

Por otro lado, los efectos de la duración se verían mitigados por las ayudas públicas que permitirían financiar los efectos de esa menor actividad. En este sentido, varios directivos de bancos con los que se ha comentado esta circunstancia han manifestado que el sector bancario va a “ arrimar el hombro”, pero sin llegar a una “barra libre”.

Punto de partida

¿Cómo será el día después?.

En primer lugar, habrá que analizar cómo llegará nuestro negocio a ese día. En qué situación financiera, de stocks, plantilla, etc…, nos encontraremos.

Por otro lado, habrá que ver si ya hay una vacuna en el horizonte o algún medicamento eficaz, así como también el estado anímico de los consumidores, la actitud de los bancos o los planes de estímulo o reconstrucción públicos.

Lamentablemente, habrá que analizar la posibilidad de que el virus vuelva en otoño, al igual que la gripe común.

Evolución de la economía

La crisis actual se ha catalogado como de oferta, pero puede llegar a ser de demanda. Se espera que el paro llegue a los 4 millones de trabajadores y que al menos 1,5 millones vuelvan a trabajar en los 4 meses siguientes, pero va a quedar una bolsa de paro de 2,5 millones de personas. Esto supone un menor consumo con impacto en todos los sectores.

La situación política puede ser también determinante. Probablemente el Gobierno actual salga muy desgastado y no haya sido posible sacar adelante los “Presupuestos Patrióticos” que permitan al país afrontar la situación.

Por otro lado, la crisis no está golpeando a todos los sectores por igual. Los efectos en la hostelería serán muy importantes, mientras que en el sector agroalimentario han sido muy leves.

La actitud que adopten los consumidores de su sector será muy importante. Posiblemente incorporen a sus hábitos diarios las medidas de prevención y esto afecte  a su negocio. Imagine que los clientes exigen que aumente la distancia entre las mesas de su restaurante, lo que supone que su superficie de venta se ha reducido, o bien que ya no prueben con tanta confianza  los artículos antes de comprarlos. Por el contrario, puede también que tengan una mayor disposición a comprar, para compensar los sacrificios que ha supuesto el confinamiento.

Considere también como ha quedado el sector, en qué situación se encuentran sus competidores y si todos los mercados exteriores con los que antes trabajaba siguen disponibles.

China va por delante en el combate con el virus y parece que está saliendo ya. Es el único referente que podemos tomar para hacer valoraciones sobre el futuro, si bien salvando las distancias entre las dos economías.

Una vez analizado todo lo anterior, sería recomendable:

  • Crear varios escenarios futuros. Los expertos hacen lo siguiente:
  • Consideran un escenario optimista, en el que la mayor parte los factores son favorables
    • Otro conservador, en el que al contrario que el anterior, la evolución sería desfavorable.
    • Varios intermedios, donde algunos evolucionan favorablemente y otros no.
    • Estos escenarios le darán una idea del intervalo de la magnitud de daños que puede sufrir su negocio debido a esta crisis.
  • Analice cual cree que tiene más probabilidades de concretarse.
  • Estudie el impacto en su negocio. Explore los cambios que tendría que hacer en sus operaciones, modelo de negocio o estrategia.

Tradúzcalo a un escenario financiero, con objeto de ver su necesidad de recursos y viabilidad. Cuente con la ayuda pública y de los bancos, pero piense que después hay que devolverlas, ya que no son subvenciones. El Gobierno estima que a partir de septiembre se producirá la recuperación real, son al menos 6 meses de travesía del desierto.  Preste especial atención a la estimación del primer factor, la travesía del desierto.

Mientras la actividad esté suspendida, ponga todo su interés en la tesorería, persiga los cobros, replantéese las inversiones, reduzca costes fuertemente, etc…

  • Repítalo para el escenario conservador. La incertidumbre es muy alta y conviene haberse planteado los problemas antes de que aparezcan.
  • Revíselo tantas veces como considere oportuno y sobre todo el “Día después”.

Es cierto que hay una gran incertidumbre y que cualquier previsión futura que hagamos posiblemente no se produzca, pero como dijo Marie Curie: “ Nada en la vida debe ser temido, solamente debe ser comprendido. Ahora es el momento de comprender más, para temer menos”.

Cuídense, espero verlos pronto. Esto pasará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s